Vender mi alma al diablo

Después de mucho tiempo diciendo que ya lo haría, que empezaría mi búsqueda en verano y esas cosas, hace un par de meses comencé la búsqueda de un piso, ya que la cuenta vivienda se me acababa e iba siendo hora de empezar a tener alguna propiedad más a parte de mi coche.

Así que hace dos meses comencé lo que sería una mini-búsqueda, ya que tarde menos de tres semanas en encontrar una casa que se ajustara a mi presupuesto y a mi idea de vivienda cerca de la de mis padres, ya que no quería cambiar mis hábitos yéndome a vivir a otra zona.

La casa tiene tres habitaciones, una, por supuesto, será mi despacho, salón cocina y baño. Tiene un pasillo bastante ancho en forma de L, de manera que no se ve el interior de la casa desde la puerta, lo cual es de agradecer para las visitas indeseadas.

El salón es bastante grande y ya he hecho pruebas y se puede jugar a la Wii en él cuatro jugadores tranquilamente.

Por lo demás estoy contento con la compra, aunque como dice el título del post he tenido que vender mi alma al diablo durante los próximos 30 años, durante los cuales iré sangrando mes a mes.

Lo que no he dicho, es que me la han dejado completamente amueblada, es decir para entrar a vivir, lo cual aún no me lo acabo de creer. Es una sensación extraña la de tener ya una casa y no ir a vivir a ella, más que nada porque el presupuesto no da para más y porque tendré que hacer la migración a ella poco a poco, ya que los cambios bruscos aunque sean pequeños no son buenos.

3 comentarios en “Vender mi alma al diablo

  1. ¿Gracias? XDDDD

    Yo la verdad que lo del alquiler nunca me lo he planteado, puede que sea una buena opción pero nunca la he considerado para mi.

Los comentarios están cerrados.